Xiaomi presentó su vehículo de dos ruedas

Los denominados Segway, vehículos ligeros de dos ruedas para un único usuario, eléctricos y con un funcionamiento basado en el autobalanceo; cargan una historia que mixtura augurios de éxito y rotundos fracasos. El mismísimo Steve Jobs había dicho que las ciudades del futuro serían construidas alrededor de este transporte. Todo era esperanza cuando el primer modelo fue presentado en 2001, pero los consumidores no dieron el visto bueno: mientras el fabricante esperaba vender 50 mil unidades durante el primer año, sólo se habían despachado 6 mil en casi 24 meses. En 2005 reflotó la compañía, que desde entonces procura extender su cuota en el mercado e instalar a Segway como un vehículo que, aún no comprendido, será moneda corriente en un futuro cercano.

Antes de continuar, una serie de datos adicionales explican, acaso, la falta de acogida de este tipo de vehículos. Por un lado, el alto precio de los mismos hace que este producto sea visto por muchos como un juguete caro más que como un implemento práctico. Por otra parte, existen registros de numerosos accidentes, máxime cuando la batería del Segway no tiene la carga alta. En 2003, George Bush, ex presidente de Estados Unidos, fue fotografiado cuando, probando uno de estos modelos, cayó al suelo en forma abrupta. Por último, la peor de las publicidades: Jimi Heselden, un millonario británico que compró la compañía Segway a comienzos de 2011, falleció en septiembre de aquel año mientras conducía uno de estos equipos de dos ruedas.

Xiaomi, una firma de origen chino que fabrica smartphones y que aparece entre los cinco mayores vendedores del sector a nivel mundial, compró a comienzos de este año la compañía Segway. Tras esta adquisicióm, Xiaomi ha lanzado al mercado el modelo Ninebot mini, un vehículo de dos ruedas al mejor estilo Segway, aunque con una serie de mejoras y atractivos que procuran devolver el buen nombre a este transporte que alguna vez se presumió como revolucionario.

ninebot1

Ninebot mini es robusto. Según cuenta el fabricante, está construido en aleación de magnesio (un material empleado en la industria aeroespacial) que, no obstante, no se traduce en un gran peso: el vehículo es de unos 13 kilogramos. Su funcionamiento es plenamente eléctricos, cuenta con una autonomía de 22 kilómetros y acelera hasta los 16 kilómetros por hora. Además, es capaz de trepar pendientes de hasta 15 grados.

Ninebot mini llega con una app móvil que permite controlar algunas funcionalidades desde el smartphone y también estar al tanto acerca de eventuales movimientos del vehículo cuando el usuario no está junto a él.

ninebot-home

Anteriormente habíamos dicho que uno de los aspectos que condujo a Segway al fracaso es el alto valor de sus productos. Xiaomi se las ha arreglado para ofrecer un vehículo autobalanceado, también balanceado en su precio: se vende a un valor cercano a los 300 dólares. ¿Triunfará Ninebot mini? ¿Logrará maquillar la historia de Segway?

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Seguí leyendo