“Vaporware”, o cuando la industria tech nos miente en la cara

Engaño, marcha atrás u optimismo excesivo. Estos conceptos se ubican en el trasfondo de una serie de promesas que pululan en el mercado y luego, a la hora de la verdad, deviene la desilusión: aquello que se mostraba como la gran novedad del segmento llega a las manos de los usuarios con evidentes fallas, sin los grandes beneficios que auguraban desde las compañías, o quedan en el “limbo techie”, sin siquiera ser presentados en sociedad.

A esta promesa maltrecha, en la jerga techie se denomina “vaporware”, un término que técnicamente refiere a softwares o hardwares que no cuentan un un ciclo de desarrollo estable. En la mayoría de los casos la responsabilidad de transformar proyectos en vaporwares corre por cuenta de compañías que presentan productos sin un aval que garantice que aquellos puntos prometidos (características y ventajas, fecha de lanzamiento, etc.) se cumplan verdaderamnte.

En muchos casos, los vaporware no son simples yerros por parte de los desarrolladores. Estrategias de márketing cobran protagonismo en esta lógica en la cual las promesas a futuro vienen a echar humo sobre productos ya presentados y que han decepcionado las expectativas de los consumidores. En definitiva, una técnica de distracción.

Curiosidades y datos de interés

-El “Adan de los vaporwares” tuvo lugar entre los años 1834 y 1837. Charles Babbage, un matemático británico, prometió el desarrollo de la denominada “máquina analítica” (un sistema de cálculos programables, revolucionario para la época), que finalmente no vio la luz por falta de fondos.

-El término nació en 1984, cuando la compañía Ovation prometió el lanzamiento de un paquete para el S.O. DOS que, decían, sería superior al Lotus 1-2-3. Jamás se realizó el proyecto.

-Cada año la revista especializada Wired publica un listado que detalla los diez vaporwares de la temporada.

-Las empresas más afamadas del segmento no están por fuera de este concepto. Microsoft y Apple, por traer dos ejemplos, han sido víctimas (y también responsables) de vaporware.

-Uno de los casos más emblemáticos es el del videojuego “Duke Nukem Forever”, la secuela de un clásico del cosmos gamer. Presentado inicialmente en 1997, fue postergado en numerosas ocasiones.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Seguí leyendo