Televisores: Las pulgadas, según el ambiente de la casa

El irrefrenable deseo de tener en casa un televisor de generosísimas dimensiones (esa tentadora posibilidad que entrega el mercado actual de llevar parte de la magia del cine al ámbito doméstico) puede conducir a una mala compra. Es muy importante que la TV se adapte a las necesidades del usuario quien, como principal medida, debe considerar las dimensiones del espacio en donde se instalará la pantalla.

Para ello hay que tener en cuenta las siguientes proporciones que indican las distancia adecuada entre el sofá y el televisor:

26 pulgadas: distancia mínima de 1,3 metros.
32 pulgadas: distancia mínima de 1,6 metros.
42 pulgadas: distancia mínima de 2,1 metros.
50 pulgadas: distancia mínima de 2,5 metros.

Por tanto, para calcular la distancia mínima y disfrutar verdaderamente de la nitidez de la TV, la regla general es: 50 centímetros cada 10 pulgadas, aproximadamente. De allí en adelante. En este sentido, un consejo a tener en cuenta es no dejarse llevar por la impresión que el producto causa en la tienda, espacios en los cuales la distribución, la altura de los techos y el espacio nunca serán iguales que en casa.

Una máxima a tener en cuenta es idéntica al título de una obra literaria del autor Antonio Dal Masetto: “Demasiado cerca, desaparece”. Ello quiere decir que, si mirásemos la más bella obra con la nariz pegada al lienzo, jamás podríamos apreciar su valor estético.

Tampoco muy lejos

Estar muy cerca de la TV es un factor que, como hemos visto, va en contra del buen uso de este aliado del entretenimiento. Pero estar demasiado lejos también tiene sus desventajas. En términos específicos, especialistas recomienda que la distancia mínima no debe ser mayor al doble del ancho del televisor y la máxima no debe superar cinco veces esta misma medida.

Entonces, en valores aproximados:

26 pulgadas: distancia máxima de 3 metros.
32 pulgadas: distancia máxima de 4 metros.
42 pulgadas: distancia máxima de 4,5 metros.
50 pulgadas: distancia máxima de 5,5 metros.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Seguí leyendo