Tips para que los videojuegos no afecten a la pareja

A menos que la adoración por los videogames sea un gusto compartido, esta práctica puede tranformarse en un factor de conflicto en cualquier relación de pareja. En este terreno se impone el cuestionamiento que el titular de esta nota plantea, sí, con algo de sorna, pero a su vez con una alta dosis de realidad: ¿es compatible el amor por las consolas y el amor de pareja?

La mirada extasiada por la aventura que se despliega en el monitor, el cuerpo erizado en medio de la final de un torneo de fútbol, y que nadie se cruce por delante, ya que el siguiente salto de Mario requiere de la más alta concentración y precisión… Cuando estas conductas se extienden durante largas horas, los reclamos no tardan en hacerse presentes: “¿y cuándo un tiempo para nosotros?”, “¿no puedes despegarte un rato esa máquina?

Pero no todo está perdido, no es necesario optar por uno o por otro. Ambos amores pueden encontrar una cierta armonía si tomas nota de unos breves consejos que pueden ser de tu interés.

1. Organiza tu tiempo, aún las horas de juego pueden tener un espacio en la agenda. Intenta respetar estos lapsos y aprovecharlos al máximo.

2. Si no compartes con tu pareja el amor por los videogames, de ser posible programa tus horas de juego cuando ella o él no se encuentren en el hogar.

3. Explícale a tu pareja que, del mismo modo en que a otras personas les gusta leer, dibujar o salir a correr, a ti te gustan los videojuegos y que también mereces que este tiempo sea respetado.

4. La oferta de títulos que ofrece el mercado son muy amplios y generosos. Aunque no sea tan amante del cosmos gamer como lo eres tú, compra un juego que pueda gustarle e invita a compartir unos buenos ratos en compañía.

5. ¡Los juegos multi-player pueden ser tu salvación!

En definitiva y como en muchos aspectos de la vida, se trata de encontrar un justo equilibrio: no caer en fanatismos y dedicarle a cada uno de tus amores el tiempo que ellos y tú merecen.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Seguí leyendo