Nuevo Moto X (2014): Mi experiencia como usuario del smartphone

En 2013 habíamos dialogado mano a mano con el Moto X, un smartphone que Motorola había lanzado de la mano con Google y que incluía una funcionalidad no muy corriente en aquel tiempo: un asistente de voz al estilo Siri, bautizado con el nombre Google Now. Recordemos que por entonces, el célebre fabricante móvil operaba bajo el ala de la firma del buscador. En IFA 2014, ya alejada de Google y avanzado a la par de Lenovo, Motorola echó luz sobre la nueva generación del Moto X, equipo que ha llegado a la redacción de TendenciasMag en paralelo a su debut en el mercado argentino.

El nuevo Moto X, sus especificaciones más relevantes:

Pantalla: 5.2 pulgadas con resolución de 1920 x 1080 píxeles
Procesador: Qualcomm Snapgragon 810 de cuatro núcleos a 2.5GHz
RAM: 3GB
Almacenamiento interno: 32GB (no expandible)
Sistema operativo: Android KitKat (actualizable a Lollipop)

En el mercado argentino, las tres operadoras lo comercializan. Claro, Movistar y Personal lo ofrecen partiendo de los 8499 pesos, llegando a los 10399 pesos, según el plan contratado.

LA EXPERIENCIA

¿Qué me compro?

Los que probamos asiduamente teléfonos y escribimos sobre ellos nos hemos acostumbrado a escuchar la pregunta “¿qué teléfono me conviene comprar?”. Moto E, Moto G y Moto X se convirtieron, en su tiempo, en respuestas que no suelen fallar. Ocurre que las alternativas de Motorola conjugaron interesantes especificaciones, buena relación oferta-precio, además de un diseño indudablemente bonito. Aunque el nuevo Moto X llega con un valor considerable, también se postula como una de las respuestas que contentarán a aquellos que buscan un buen teléfono, en este caso de alta gama.

El dorso del nuevo Moto X exhibe su curvatura.
El dorso del nuevo Moto X exhibe su curvatura.

Pantalla y dimensiones

En relación al Moto X original, el nuevo Moto X ha crecido en pulgadas. Cuenta con una pantalla tipo OLED de 5.2”, alejándose de las 4.7” del original. En la experiencia de uso, admito que prefiero las dimensiones de la primera versión, más amables para operar con una sola mano (acuerdo con Steve Jobs), aunque por supuesto se trata de un ítem subjetivo. Aquellos que utilizan el smartphone como una pequeña tablet (útil para la lectura, los juegos y las películas, por ejemplo) valorarán este crecimiento acorde a un clima de un mercado móvil que se inclina hacia las phablets (de 5 o más pulgadas).

En lo que respecta a resolución, llega con 1080 x 1090 píxeles. El gama alta de Motorola, en este ítem, queda lejos de los 2560 x 1440 píxeles (resolución 2K o QHD) que ostentan algunos ejemplares de la competencia, aunque vale decir que la nitidez, sus colores y el ángulo de visión no dejan con sed al usuario. En la experiencia, es posible consultar sin inconvenientes la pantalla incluso bajo la luz del sol. Aquí vale traer a colación una reflexión que muchos esgrimen: ¿es realmente útil el 2K en una pantalla de aproximadamente 5 pulgadas?

Sus dimensiones: poco más de 140 milímetros de alto, poco más de 72 de ancho y 10 milímetros es el espesor de su cuerpo. Este último aspecto aparece un tanto por encima de la delgadez que se respira en el sector, con teléfonos que cuentan con cuerpos que bajan hasta los 5 milímetros. Los usuarios que aprecian la robustez, estarán a gusto. No obstante, a la hora de hablar de su espesor (el mencionado es en el punto más grueso del equipo) es preciso referir a sus líneas curvadas al dorso.

Su peso es de 144 gramos, sólo 5 gramos más en relación al Moto X original, una cifra escueta teniendo en cuenta el crecimiento en pulgadas.

En este punto hay que hablar de las formas del teléfono que, con una evidente curvatura en su espalda, se acomoda a la forma de la mano incluso habiendo crecido en pulgadas, lógica que también aplica para manos más pequeñas que las mías. Esta característica ya la habíamos visto en el Moto X y el Moto G originales, considero que insistir en ella es un acierto. Otros equipos con las mismas pulgadas y líneas más rectas, como los de Samsung, son más difíciles de asir.

Finalmente, hay que mencionar la presencia de la protección Gorilla Glass 3 para la pantalla.

La caja en la cual llega el smartphone es tan elegante como el dispositivo.
La caja en la cual llega el smartphone es tan elegante como el dispositivo. Punto a favor.

Diseño

Un lindo detalle del nuevo Moto X es la presencia de acabados en aluminio en los márgenes del dispositivo, característica ausente en el modelo anterior. Esta tendencia es ya una marca de la alta gama, sector en el cual los usuarios ya no se conforman con el plástico sin resongar por ello. Galaxy S6 y el Xperia Z4 son dos ejemplos de este movimiento, que Motorola también contempla para su insignia.

De las amplias combinaciones de diseño que este producto propicia, permitiendo alterar su cara posterior, en el mercado argentino es posible optar por el modelo que he probado, visible en las imagenes, y con un material tipo resina en la espalda; o o por aquel que llega con el aspecto de la madera y que tanto rédito le ha entregado a esta familia de dispositivos.

Sus altavoces apenas sobresalen de la pantalla. Esta característica tiene dos facetas: una buena, permite apoyar el teléfono boca abajo sin dañar el vidrio, sin embargo puede resultar algo molesto al colocarlo en bolsillos estrechos (¡a hacer dieta o a comprar pantalones menos ajustados!).

Hardware

Su procesador es un Qualcomm Snapdragon 801 de cuatro núcleos corriendo a 2.5GHz. Su RAM es de 2GB y su capacidad para almacenamiento nativa es de 32GB. Una mala noticia: el teléfono no permite expandir la memoria vía microSD. Su batería es de 2300mAh y no puede ser removida por el usuario. El rendimiento del equipo es excelente (las pruebas de rendimiento dan fe de ello), aunque en comparativa con otros de la gama alta puede verse opacado, al menos al contemplar los datos fríos de las fichas técnicas.

En cuanto a conectividad, incluye LTE (en el mercado local el 4G ya inició su despliegue y en tanto este es un equipo útil para subirse a esta ola), 3G, WiFi, GPS, NFC y Bluetooth 4. El slot para tarjetas SIM se encuentra en el perfil superior; es de tipo NanoSIM.

En el apartado fotográfico Motorola presenta algunas novedades. El nuevo Moto X cuenta con una cámara principal de 13 megapíxeles con un sensor IM135 de Sony, apertura f/2.25 y doble flash LED. En mi experiencia, el desempeño de la cámara fue correcto aunque no sobresaliente. Además graba videos en Full HD y en Ultra HD. Agrega una cámara frontal de 2 megapíxeles, que no dejará completamente satisfechos a los amantes de las selfies. Recordemos que son muchos los smartphones que ahora agregan cámaras frontales de 5MP, 8MP e incluso 13MP, siempre con la mira puesta en incrementar la calidad de las autofotos. Así lo mencionábamos en nuestro repaso Los smartphones se hacen selfies.

En la cara frontal del teléfono aparece un trío de sensores infrarrojos capaces de comprender al usuario y anticipar acciones. Por ejemplo, es posible silenciar una llamada o activar ciertas funciones del smartphone al pasar el dedo por encima de la pantalla, sin tocarla.

Finalmente en este apartado, el nuevo Moto X resiste al agua aunque no es posible sumergirlo, siempre y cuando deseemos que siga con vida.

El screen del nuevo Moto X es de 5.2 pulgadas; no ostenta resolución 2K aunque las imágenes son nítidas y brillantes.
El screen del nuevo Moto X es de 5.2 pulgadas; no ostenta resolución 2K aunque las imágenes son nítidas y brillantes.

Software

Integrante del universo androide, el nuevo Moto X corre con la versión KitKat, aunque ya es posible actualizarlo a la más fresca edición de Android, la versión 5.0 también conocida como “Lollipop”. Sobre este software, Motorola aplica algunas funcionalidades propias, como las notificaciones en la pantalla de bloqueo que aparecen al deslizar el dedo sobre el screen; y un asistente que promete comprender el contexto, por ejemplo, silenciar el teléfono durante una reunión.

Google Now sigue siendo una de las vedettes del producto que, en esta renovación, puede configurarse el acceso para que no estemos obligandos a decir “Ok Google Now” para poner en marcha sus encantos.

Como resumen en este apartado, hay que decir que el nuevo Moto X es una buena alternativa para los usuarios que gustan de un Android puro. O casi puro.

Conclusiones

La versión 2014 del Moto X supo conservar los ítems positivos del modelo original (en algún sentido, este hecho se refleja en haber mantenido el nombre del producto) y maquillar algunos aspectos, sobre todo en el apartado de hardware. Comparado con otros integrantes de la alta gama, puede estar un tanto por detrás aunque siempre es una gran alternativa para recomendar. Hay algo en su diseño que resulta atractivo (es un smartphone sin dudas elegante) y la imagen del screen es muy digna, incluso resignando la presencia del 2K.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Seguí leyendo