Moto X: Una charla mano a mano con el smartphone Google

Fue presentado globalmente en agosto, mostrado en la Argentina hacia finales de septiembre, y hace algunas jornadas ya lo ofrecen las operadoras locales desde los 3699 pesos. Al tiempo que Moto X inicia su camino entre los usuarios con la medalla de ser el primer smartphone en cuyo diseño y fabricación Google ha participado activamente; he probado el equipo que trae nuevos aires al catálogo de Motorola.

Paréntesis

Ya hemos repasado las especificaciones técnicas de Moto X aquí; no nos detendremos nuevamente en ellas, por lo cual le invito, lector, a repasar aquella nota antes de avanzar hacia la experiencia que narraré a continuación.

Experiencia

Una de las condiciones para un review, creo, es hacer el equipo como si fuera el propio (dentro de las posibilidades) y no en breves lapsos de testeo. Lleve Moto X en mi bolsillo en los viajes en subte hacia el trabajo, me acompañó las seis hora de oficina durante una semana completa, lo usé bajo techo y también fue conmigo a almorzar a la casa de mis padres. En esta última locación, la menos equipada tecnológicamente, Moto X me sorprendió gratamente con un don suyo en el cual no me había detenido el día en que lo tuve entre manos en el centro de convenciones de Motorola ubicado en el bajo porteño.

Si bien mi padre es usuario de PC y hábil internauta, históricamente ha rechazado ser usuario de un teléfono móvil. Dice que no se entiende con ellos. Cuando la fuente de ravioles ya estaba vacía, saqué a Moto X de mi bolsillo y lo puse cara a cara con él. Le enseñé el ábrete sésamo del smartphone y tras un par de vacilaciones dijo “Ok Google Now, pronóstico del tiempo para Buenos Aires”. Desde la pantalla AMOLED de 4,7 pulgadas (la cual, por cierto, arroja buenos resultados incluso bajo la luz de un día soleado) este ejemplar que corre con Android 4.2.2 (casi no modificado) saludó a mi padre (el equipo es diplomático, anota “hola”, “buen día”, “bienvenido”, etc. cada vez que le hablamos) y al instante arrojó una previsión meteorológica aplicada a la ciudad en cuestión. Luego seguimos una de las sugerencias anotadas en una suerte de manual que llegó hasta mí en el empaque del dispositivo: “Ok Google Now, ¿quién es el presidente de Kazajistán”. Ante la llegada de las respuestas, mi padre estaba realmente sorprendido y reconoció que aquella fue la primera vez en la que entabló una buena relación con un teléfono móvil. Él nació en 1940 cuando esta tecnología sólo era una quimera propia de la ciencia ficción.

Moto X no es el primer smartphone en ofrecer interacción por voz. Motorola le llama “Comando Inteligente de Voz”; la funcionalidad de Apple, entre otras de esta especie, lleva por nombre Siri. En este caso, las respuestas son certeras y, en la mayoría de las veces, veloces. Gracias a las antes mencionadas palabras mágicas, el sistema se activa sin la necesidad de presionar botones, cuestión que resulta útil en situaciones en las cuales no es posible echar mano al teléfono. Tal como ejemplificó la firma en el evento de presentación, puede ser útil mientras se cocina, se conduce el auto o se remolonea en la cama. Sin embargo, no creo que muchos hagan uso de la “llave oral” en espacios compartidos: en la oficina, en una cena, mucho menos en la calle.

Otros tres ítems a favor

  1. Su batería (2200 mAh) es suficiente para un día completo de uso tradicional.
  2. Es amable en mano. Su cara posterior presenta un diseño curvo que propicia comodidad de uso, alejándose de un estilo clásico en Motorola, los ángulos rectos, que no me gustan tanto.
  3. Me gustó el modo de activación de la cámara: al girar la muñeca dos veces rápidamente, la misma está lista para disparar y, como dicen Motorola, no perder “ese momento perfecto antes de que se esfume”.

La contra

No hay dudas: su precio de venta. Las tres operadoras locales (Personal, Movistar y Claro) lo ofrecen en alternativas que van desde los 3699 pesos a los 3999 pesos, según el plan que se contrate. Teniendo en cuenta las especificaciones de hardware principales (procesador Qualcomm Snapdragon S4 Pro de doble núcleo a 1,7Ghz, 2GB de RAM y 16GB para almacenamiento interno no expandibles) la cifra en su etiqueta aparece como un factor negativo ya que otas alternativas del mercado con más prestaciones se ofrecen a valores similares o levemente superiores.

Aunque, sin dudas, quienes se vuelquen por Moto X también estarán eligiendo cierta exclusividad en un segmento en el que no dejan de verse siempre los mismos equipos. Además, tal como indica Ricardo Sametband en su review para lanacion.com, “Motorola promociona este equipo insistiendo en que las especificaciones de hardware son la mitad de la oferta y que no es necesario una nave interestelar para hacer todo lo que hoy esperamos de un smartphone”.

Conclusión

Me gustó. A mi padre, que siempre aborreció los teléfonos móviles, también le gusto. Su valor me parece alto. Cuando se lo comenté a mi padre, le pareció lo mismo.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Seguí leyendo