Estos son los auriculares que amenazan invadir la mente del usuario

¿Auriculares capaces de leer e interpretar ondas cerebrales para reproducir música ajustada al estado de ánimo del usuario? Aunque así parezca, la reseña no ha sido robada de una película de ciencia ficción: se trata de un desarrollo a cargo del fabricante Mico, presentado en calidad de prototipo en el marco de SXSW, un festival especializado en echar luz sobre nuevas tendencias que, por supuesto, incluyen al campo tecnológico.

Esa especie de micrófono que aparece en las imágenes es en verdad un sensor encefalográfico que detecta las ondas que emite el cerebro y, con base en esta información procesada por una aplicación especial, reproduce melodías tomadas de una base de datos con pistas taggeadas en diferentes categorías-estados. Aún no se conoce precio ni fecha de lanzamiento de estos auriculares psíquicos.

Aunque para muchos este accesorio resulte una verdadera novedad, no se trata de los primeros en su especie. Ya en febrero de 2012 fue público el trabajo de investigadores británicos de las universidades de Reading y Plymouth, quienes desarrollaron una interfaz cerebro-ordenador que en simetría al proyecto de Mico interpreta pensamientos y reproduce música. En este caso, yendo un tanto más allá, lo provechoso de este invento no es sólo la captación intuitiva del humor para luego traducirlo en notas musicales, sino que además los datos provistos sean capaces de generar señales eléctricas neuronales que modifiquen el ánimo, si así fuera necesario. Es decir, si una persona está transitando una situación dolorosa podría cambiar sus percepciones emocionales con sólo conectarse a este software.

Incluso podemos ir más allá en el tiempo. El sistema se denomina BCI (en inglés, Brain Computer Interfaces) y su hallazgo se remonta al año 1875 cuando el científico Richard Caton utilizó un galvanómetro para observar los impulsos eléctricos del cerebro de algunos animales. Dicho descubrimiento permite muchos años después que los usuarios puedan recurrir a un explorador de ondas cerebrales desde la misma PC hogareña o hasta desde un teléfono inteligente. Los investigadores a cargo del proyecto pretenden que el sistema se utilice como una herramienta terapéutica en pacientes depresivos.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Seguí leyendo