Lavarropas: ¿Qué hay que tener en cuenta antes de comprar?

En esta guía para escoger una cafetera que publicamos en nuestra sección Conexión Hogar, afirmábamos que “comprar a conciencia, contando con información sobre las diversas alternativas que se ofrecen en el mercado, conduce a finales felices”. Ello quiere decir que las características de los productos deben ser analizadas en función a nuestras necesidades y deseos, una máxima del comprador que también se aplica a la hora de escoger un lavarropas entre la amplia oferta que exhiben las tiendas.

A continuación repasaremos una serie de ítems que deben ser tenidos en cuenta antes de comprar este tipo de artefactos. Veamos.

En primera instancia, ¿con cuánto espacio contamos? Aunque pueda resultar obvio, expertos vendedores son testigos de innumerables ocasiones en que los compradores aseguran contar con espacio y que, una vez en casa, el lavarropas no cabe. En este punto, es también importante escoger, en función de los espacios, entre un lavarropas de carga frontal o superior (también denominados Oriental o Americano). Aunque estos últimos suelen ser más compactos y por tanto ideales para espacios chicos, en ocasiones no podremos levantar su tapa si algún elemento (un estante, un calefón, etc.) está por sobre él.

EXTRA TIP: Los de carga superior son ideales para distraídos pues, a diferencia de los de carga frontal, permiten añadir prendas incluso en medio del lavado. También son una buena opción para las personas que no pueden agacharse.

La capacidad de carga es otro ítem fundamental a tener en cuenta antes de comprar un lavarropas. En este punto, la respuesta está dada por la cantidad de integrantes de la familia. Una pareja podrá arreglárselas de maravilla con uno de hasta 5 kilogramos, un clan numeroso necesitará uno de mayor capacidad (hay domésticos de hasta 12 kilogramos)

¿Qué son las revoluciones de un lavarropas? RPM, revoluciones por minuto, es una función que se aplica al centrifugado de la ropa. Cuanto más alta sea la cifra, menos húmedo será el resultado final. En este punto, si el bolsillo del comprador puede estirarse, es bueno escoger un lavarropas que incluya función antiarrugas puesto que cuanto más altas son las RPM, más arrugadas quedarán las prendas.

EXTRA TIP: Si no hay mucho espacio para secar la ropa, ideal es escoger los de mayor RPM para que salga lo más seca posible.

Un consejo final: no dejarse llevar por las apariencias. El mercado actual ofrece cientos de alternativas y, en tal volumen de productos, se ofrecen opciones coloridas que pueden encandilar al comprador. Ahora bien, qué un lavarropas tenga carcasa de color rojo, por caso, no significa que el mismo sea de mala calidad; solamente decimos que la decisión de compra no debe estar basada en el color como factor determinante. Por otra parte, las apariencias sí pueden resultar de interés: un comprador atento privilegiará un lavarropas con materiales robustos (por ejemplo, que el tambor sea de acero inoxidable) en desmedro de aquellos cuyas piezas son plásticas y, por tanto, menos resistentes al paso del tiempo.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Seguí leyendo