Las redes sociales, enemigas del duelo amoroso

En el fangoso terreno del amor, las redes sociales presentan un doble filo. Por un lado, los espacios virtuales se han convertido en ”la gran celestina del nuevo siglo”, de hecho son cientos y miles los casos de personas que han conocido el amor gracias a la intermediación de la Web. Ahora bien, al momento de una separación, la consulta de perfiles de los ex en sitios como Facebook puede traducirse en heridas que no terminan de cicatrizar. ¿Son pocos los que caen en la tentación? Pues no: evidencias indican que cerca de dos tercios de los usuarios buscan algún contacto con sus ex parejas a través de Facebook.

También puede interesar: ¿La tecnología ha incrementado la tasa de divorcios?

Partiendo de esta premisa, una investigación llevada a cabo por el Departamento de Psicología de Brunel University de Londres confirma científicamente lo arriba indicado: husmear el perfil de un ex conduce a dificultades para elaborar el duelo sentimental. El estudio realizado en base a las respuestas de 464 participantes y divulgado por Live Science, arrojó los siguientes datos:

El 54 por ciento de los consultados indicó que sigue siendo ”amigo” de su ex en Facebook sin mantener contacto frecuente; el 25 por ciento dice que borró a su ex de la lista de contactos; mientras que el 12 por ciento encontró que su ex les había borrado a ellos. El estudio concluyó que aquellos que más asiduamente frecuentan el perfil de sus ex parejas en la red social experimentan emociones negativas alejándose de la posible recuperación emocional, pues en las imágenes, mensajes y demás contenido publicado ”el otro siempre parece estar mejor que uno”.

Aún así, la investigadora a cargo del estudio no recomienda borrar a la ex pareja de la lista de contactos personal. La especialista se basa en la siguiente premisa: No mantener ningún tipo de contacto con el amor que se ha ido les envuelve a ellos en una mística que termina por resultar atractiva. Lo mejor, parece ser, es alcanzar la recuperación sin caer en la tentación de la consulta obsesiva de la vida del otro y, a su vez, poder superar el trance sin la necesidad de convertirse en verdaderos extraños, incluso en el ámbito virtual.

Lo cierto es que el cosmos online se postula como un actor infaltable en las relaciones sociales contemporáneas y que, estudios científicos como el indicado (con mayor o menor peso y relevancia) dan cuenta de esta afirmación.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Seguí leyendo