La manta térmica: una aliada para no pasar frío este invierno

Las mantas térmicas son un estupendo complemento para sumar a nuestros accesorios para el hogar.

No hay nada más molesto que pasar frío. O sí: tener frío cuando estamos en nuestro hogar. La manta térmica es una gran solución para combatir el fresco del invierno. Por eso, en esta nota conocerás más sobre este infaltable complemento.

La manta térmica es un excelente opción para sumar a nuestros accesorios para el hogar. Pero, ¿cuál es la diferencia entre una manta tradicional y una manta térmica? A diferencia de las mantas comunes, las térmicas cuentan con un dispositivo eléctrico que la calienta mediante un cable. De este modo, podemos usarlas para mantenernos en calor mientras dormimos, mientras estamos recostados en nuestro sofá o donde queramos disfrutar de un momento cálido. Además, el calor de las mantas térmicas las convierten en un accesorio estupendo para aliviar dolores musculares. El calor de este accesorio se regula a través de un control de temperatura y, de acuerdo con la calidad de la manta, esta podrá retener más o menos el calor. 

Tips para tener en cuenta a la hora de comprar calentadores eléctricos

En la actualidad existen infinidad de modelos de mantas de este tipo. Te damos algunos tips para que elijas la indicada para ti:

  • Elige la que sientas más suave, recuerda que la usarás para descansar: los materiales más suaves suelen ser la microfibra de poliéster y el polar. 
  • Chequea la configuraciȯn de la temperatura: averigua cuánto tarda la manta en calentarse, si ofrece distintas opciones de temperatura o si los diferentes lados de la manta pueden configurarse por separado.
  • Inclínate por la manta que gaste menos energía: una manta térmica usa electricidad. Si puedes, opta por una manta que sea energéticamente eficiente. Así, gastarás menos.
  • Comprueba que se pueda lavar: la manta se ensuciará, por eso, asegurate de que puedas arrojar la manta sin problemas a la lavadora sin cables ni controles.

Opciones para mantenerte en calor durante el invierno

Otra aspecto a tener en cuenta antes de comprar una manta térmica, es tu bolsillo. De acuerdo con las prestaciones, el precio de la manta varía. Por ejemplo, la manta Berkshire Heated Blanket with Intellisense es más costosa pues cuenta con un sensor que ajusta la temperatura de forma automática y continua. Si buscas una manta más accesible, la Sunbeam Quilted Fleece Heated Blanket es una buena elección. Esta manta se calienta rápido y luego de 10 horas se apaga sola. El precio de estos accesorios para el hogar también dependen de su tamaño, entonces si quieres ahorrar puedes comprar una más pequeña.

Cómo usar con cuidado estos accesorios para el hogar

Una vez que tienes una manta térmica, es importante que las uses con cuidado. Después de todo, estos accesorios para el hogar son eléctricos y debes usarlos con atención. Por eso:

  • Mantén a tus mascotas lejos de la manta: si duermes con tu perro o gato pueden masticar o romper la manta y, como esta tiene electricidad, pueden lastimarse. 
  • No dejes que la use un bebé o un niño.
  • No la uses si el cable está dañado.
  • Úsala sabiamente. Apagala y desenchufala cuando no está en uso.

Si quieres saber exactamente cuánta energía gasta tu manta térmica,en la actualidad existen dispositivos para esto. 

Las mantas térmicas son un estupendo complemento para sumar a nuestros accesorios para el hogar. Gracias a ellas, podemos combatir el frío del invierno mientras descansamos en nuestra cama o donde deseemos. Antes de comprar una, recuerda averiguar las distintas características de los diferentes modelos.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Seguí leyendo

Esta pagina utiliza cookies para garantizar la mejor experiencia mientras navega nuestro sitio web. Al continuar, usted acepta el uso de cookies. Para obtener más información sobre el uso de cookies consulte nuestra Política de privacidad.