Gays en los videojuegos: ¿Quiénes fueron los primeros en salir del “clóset gamer”?

Afirma Antonio Santo en un interesante artículo publicado en VadeJuegos.com que “los videojuegos, como cualquier otra forma de ocio, son un reflejo de la sociedad en la que se producen” y que en el terreno del entretenimiento digital la homosexualidad “hasta hace muy poco (y aún ocurre) si aparecía era de forma burlona”. Agrega Santo: “La censura sigue siendo un fenómeno habitual en este sector; si no se han aceptado aún temas adultos como el sexo, las relaciones personales más allá del amor platónico, ¿cómo podemos hacer creer que no existen la homofobia en los videojuegos? El cronista subraya las notables diferencias entre el mercado de videojuegos japonés con el occidental: mientras que en el primero no sobrevuelan tantos tabúes y se anima a temas complejos (el animé es claro ejemplo de ello), en Occidente la situación es diferente aunque se están ensayando pasos para entregar visibilidad a la homosexualidad en los videojuegos “mostrándola como algo normal (…) sin que sea algo trascendental para la historia ni que modifique nada”.

Siguiendo la senda informativa del mencionado site, hacia la década del ochenta aparecieron los pioneros de la homosexualidad en los videojuegos aunque cubiertos por un velo opaco: En Super Mario Bros 2, para jugar en NES, apareció un personaje llamado Birdo, un dinosaurio de color rosa. La inicial referencia a su homosexualidad desapareció en las reediciones del juego que salieron de Japón. En Final Fight, una entrega a cargo de Capcom, Poison y Roxy eran dos hombres travestidos que formaban parte de la acción. En una versión siguiente fueron sustituidos por dos punks, según se afirma de VadeJuegos.com. Existe en controversia en este punto. Dice Wikipedia sobre el personaje Posion: “Se ideó como una mujer luchadora al llegar el juego a Estados Unidos, debido a un posible problema judicial un juez y una asociación en defensa contra el abuso y maltrato de la mujer que no podían ver como una mujer era atacada y golpeada, Capcom tuvo que cambiar los personajes de Poison y Roxy por Sid y Billy y declarar que eran transexuales debido a que un juez podría ver de mal gusto pegar a una mujer en un videojuego. El creador de Final Fight Akira Nishitani confirmó que el personaje es de genero femenino pero esta decisión esta en votación por los fans dependiendo como desean ver al personaje”.

En The Orion Conspirancy, una aventura gráfica que apareció en 1995 para jugar en PC, aparecío el primer personaje gamer que abiertamente se declaró homosexual. Se trata de Danny McCormack, hijo del protagonista del juego.

En simetría a la aceptación de las homosexualidad por parte de diversas sociedades y países, los videojuegos también naturalizaron su presencia. Un claro ejemplo son los títulos de rol (The Sims, por caso), en los cuales los jugadores pueden crear su propio personaje y, en el abanico de posibilidades, es posible elegir que sea gay. En este camino aún queda camino por recorrer. El periodista Jim Sterling opinó que el fuerte y valiente protagonista de la serie Uncharted, Nathan Drake, bien podría ser gay; explicando que ello serviría para despertar la reflexión de una industria en muchos aspectos dominada por el machismo.

Por último, anotamos un enlace de a la comunidad gaymers (ingenioso juego de palabras). En este perfil de Facebook explican sus principios.  

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Seguí leyendo