De las consolas al cine: Películas basadas en videojuegos

Por Roxana Miguel para TendenciasMag.com

Se trata de dos géneros del mundo entretenimiento con amplio éxito entre públicos muchas veces comunes. Abrimos un capítulo de films basados en videojuegos que llegaron a las salas, algunos con más éxito que otros.

En 1993 el famoso fontanero de Nintendo se abrió paso en la pantalla siendo el primer videojuego con versión cinematográfica. Aunque la novedad no sirvió para lograr el éxito, Mario Bros se convirtió en una película de culto para que los fans la guarden en su colección. Sin más méritos que el hito en la historia del cine y los juegos, resultó ser un rotundo fracaso, pero una idea innovadora en fin.

La fórmula infalible fue lograda por los juegos de consola como Resident Evil, que en su versión fílmica contó con la participación de Milla Jovovich, quien tendría que luchar por erradicar el virus propagado por la macabra corporación Umbrella. Tan buena fue la recepción del público que la saga cuenta con tres capítulos.

Por su parte, Terror en Silent Hill, recrea el terror del título, y las desventuras de una madre que preocupada por las pesadillas de su hija debe enfrentar los fantasmas de un pueblo misterioso. En este género de survival horror, los mismos logros gana Alone in the Dark y House of Dead.

El cine de acción se valió de la brutalidad de los pandilleros de Street Fighter, llevando el arcade de la década de los noventa a un film protagonizado por Jean Claude Van Damme. Mientras que Christopher Lambert y Robin Shou protagonizaron el lanzamiento en 1995 de Mortal Kombat.

Violencia y ciencia ficción se alían en el 2005 con el estreno de Doom: la puerta del infierno. Sensualidad y acción capturan a los jugadores y a la platea masculina cuando Angelina Jolie se saca el maquillaje para enfundarse en los desafíos de Lara Croft como heroína de Tomb Raider.

Hemos visto algunos ejemplos de cómo la industria de Hollywood se mixturó con la creatividad de juegos que además de entretenimiento cuentan una historia desenvuelta en luchas, competencias, objetivos y mucha inspiración. Es cierto que las compañías del entretenimiento generan ficciones cada vez más atrapantes y esto, además de captar la atención de los jugadores, tienta a unos cuantos directores ambiciosos de diversión.

En definitiva, tal como dijo un especialista citado en esta nota, los videojuegos son la literatura del siglo XXI. Y, es sabido, la literatura encaja al dedillo con la propuesta del cine.

Roxana Miguel

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Seguí leyendo