Review: Cray de PCBOX pasó por nuestras manos

Versatilidad, liviandad y potencia, son algunos de los conceptos a los que apeló Mauro Guerrero, gerente comercial de PCBOX, al presentar en sociedad la mini notebook Cray. Nobleza obliga: luego de una semana de haber sido usuario de esta computadora, hay que decir que aquellas promesas de ajustan a la experiencia de uso.

Tal como señalé más arriba, el carácter “mini” responde a sus dimensiones (301 x 200 x 20.8 milímetros). Esta notebook llega con una pantalla de 11.6 pulgadas, la cual cuenta con una resolución de 1366 x 768 píxeles. Teniendo en cuenta esta dimensión, algunos usuarios utilizarán Cray como dispositivo secundario, aunque para aquellos que andan por la ciudad con la tecnología a cuestas este equipo de PCBOX aparece como una interesante solución que no resigna prestaciones de hardware. ¿Su peso? Roza los 1.4 kilogramos.

cray2

La potencia se hace evidente al repasar la ficha del producto: Cray llega con un Intel Core i3 4030u a 1.90GHz (más detalles sobre este procesador pueden ser consultados en este enlace) y agrega 4GB de RAM. La experiencia es satisfactoria, incluso para los usuarios más exigentes; por caso, aquellos que emplean softwares de edición de video. En tanto, aquello de “mini” no refiere a su ficha sino a su tamaño.

En términos de almacenamiento, este equipo cuenta con 500GB nativos, capacidad que puede resultar escasa para muchos usuarios, aunque subsanable gracias a la todopoderosa nube.

A la fecha, aún hay que señalar que corre con Windows 8.1. Podría embarcarme en mis argumentos en contra de este sistema operativo, aunque observando el calendario sería banal: dentro de algunas jornadas, el 29 de julio, Windows 10 inicia su despliegue con la promesa de remediar los puntos débiles del actual software.

cray4

En cuanto a conectividad, incluye los insoslayables WiFi, USB 2.0 (dos puertos), USB 3.0 (un puerto), Bluetooth y lector de tarjetas. Buena noticia, agrega entrada HDMI.

La mención final es para su diseño. En simetría a mi experiencia con el modelo Gand de esta misma firma, debo decir que me agrada el acabado en aluminio del producto (presente tanto en su exterior como en los márgenes del teclado). Acostumbro utilizar la computadora fuera de casa, prefiriendo ciertos cafés de Buenos Aires donde la intimidad es escasa. Allí, Cray despertó muchas miradas.

cray3

Un nuevo “nobleza obliga” en forma de anécdota personal aparece para dar cierre a este repaso: trabajando en una de esas mesas compartidas que ahora se despliegan en algunos bares de la ciudad, un hombre se animó a interrumpir mi concentración y me dijo: “¿Está bueno el equipo?”. Le conté que escribo para un sitio web de tecnología y que, justamente, estaba escribiendo una review del producto por el cual me consultó. Le pedí su dirección de email y le dije que enviaría el link de esta nota para darle una respuesta que, espero, sea acabada.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Seguí leyendo