foto: pexels

Modo Couchsurfing para todo el año

El CouchSurfing es un sistema de intercambio de alojamientos baratos (“sofás”) en casas de gente no conocida previamente y contactada a través de la página web oficial: www.couchsurfing.org. Alrededor de la plataforma hay muchos mitos y muchas verdades. Esto se debe al mal uso por parte de algunos participantes, de malas críticas por bastantes medios y de la ausencia evidente de una guía madre que recomiende información precisa para todos los que busquen conocer más sobre este novedoso sistema de hospedaje. Es, en gran parte, auto-didacta al brindarse la opción de que los miembros se conecten de manera online-offline, generándose de esta manera,  un crecimiento gradual de red de hospitalidad fundamentada en el espacio físico y digital. 

El concepto “surf del sofá” fue creado por una empresa de San Francisco que, en julio de 2006, fundó un sitio web de redes para viajeros. 

Pero para entender esto, hay que ir al origen.  

La palabra “couchsurfer” fue usada hace muchos años para describir a las personas que practican “surf” en diferentes lugares del mundo, transportándose de una casa a otra y durmiendo en sillones pisos o donde sea que puedan encontrar un hosting free cómodo y seguro.  

Inicialmente fue utilizado entre surferos australianos y estadounidenses que iban en busca de las mejores olas: fanáticos con la misma afición que idearon un sistema en el que el deportista acuático se alojaba en casa de otro, normalmente durmiendo en su sillón de donde surgía una gran amistad.  

El modo “Sofa Mundial” fue retomado por una firma norteamericana, Couchsurfing International Inc, que construyó un mundo online con el fin de vincular a viajeros universales en búsqueda de espacios donde poder establecerse. La empresa fue fundada por Casey Fenton, a quien se le ocurrió el proyecto cuando estaba tratando de encontrar un lugar para quedarse en Islandia, y envió un mail a 1500 estudiantes universitarios para pedir alojamiento. Recibió 50 respuestas y desde este pequeño comienzo se moldeó la página web. 

Es clave tener en cuenta los pasos a seguir para formar parte de “el surf del sofá” construido a partir de la generación de confianza para el armado de un sistema de comprobación, previsiblemente amistoso y llano.   

 Primero hay que registrarse en la página (www.couchsurfing.org) y completar el perfil. Es muy importante que tu perfil esté completo porque es tu presentación ante la comunidad turista. Todos los que quieran pedirte alojamiento y todos los que tengan que responderte un pedido del mismo, van a chequear tu perfil y determinarán la decisión de aceptarte o no dependiendo de esa específica data. La red, sin dudas, conlleva un pilar sobre la honestidad que es clave por lo que se sobreentiende que toda la información cargada a la plataforma, debe pertenecer a un perfil real y verídico. El sistema de referencia de Couchsurfing será el foco principal de este estudio en relación a la reciprocidad, la reputación y las discusiones comunitarias, ya que no sólo se utiliza para crear confianza, sino también la invulnerabilidad.   

Evidentemente, como todas las buenas ideas el proyecto fue haciéndose más grande hasta lo que es hoy en día, una plataforma muy bien trabajada de “intercambio de sofás vacacionales”. 

Este tipo de modalidad viajera en alza, te permite conocer el mundo a través de su gente porque, más allá de dormir sin costos, podés compartir la rutina con gente local. Por este motivo, es aconsejable tratar de lograr siempre que los anfitriones sean nativos. Aunque los métodos de validación de surfistas y anfitriones no son totalmente carentes de error, esta forma de desplazarse por el mundo logró convertirse en una comunidad enorme de más de 5 millones de miembros con una edad promedio de 28 años, representada en todos los países del mundo en más de 97 mil ciudades.  

En la década de 1970, cuando la vida comunitaria y la organización popular experimentaron un auge a través de la guerra y los movimientos “hippies”, la gente ya estaba practicando una especie de sofá-surf, sin la facilidad de nuestro mundo del social media. Por lo tanto, este sitio web facilita movimientos de construcción comunitaria donde la evolución digital cumple un rol protagonista para hacer de esta tendencia, una realidad sólida en un contexto de aprendizaje cultural permanente. Una muestra más de que las redes sociales y la tecnología están revolucionando el mundo del turismo y dotándolo de nuevas herramientas.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Seguí leyendo