Conducir durante la noche: La importancia de ver y ser visto

La noche establece limitaciones y riegos para la seguridad al volante. En tales condiciones, la percepción del entorno se modifica sustancialmente. Para graficar esta afirmación, el Centro de Experimentación y Seguridad Vial de la Argentina (CESVI) indica que si un conductor circula de noche con los faros bajos encendidos por un camino sin iluminación artificial podrá ver obstáculos recién cuando éstos se encuentren a 35 metros del frente del vehículo. Considerando que la distancia de frenado sobre un asfalto en buenas condiciones se establece en 55 metros, el impacto resultaría inevitable incluso si el conductor estuviese atento. En consecuencia, se indica que para poder detenerse antes del impacto es preciso circular a 60 kilómetros por hora en tales condiciones de luminosidad.

CESVI indica además que el ojo humano necesita ocho segundos para recuperarse plenamente de un encandilamiento y que durante los primeros tres segundos la ceguera es casi total. ¿Qué se aconseja hacer en una situación como esta? Es recomendable desviar la vista hacia la banquina o buscar un punto de referencia para mantener el vehículo derecho a medida que se disminuye la velocidad y ya no exista peligro alguno. Además se destaca la necesidad de que las ópticas delanteras estén limpias y contar con buena iluminación en los focos traseros. En este sentido, el especialista en seguridad vial recuerda ”la importancia de ver ser vistos” como una condución fundamental para una conducción nocturna segura.

Conducción-nocturna-La-importancia-de-ver-y-ser-visto-1

A continuación seleccionamos algunos de los consejos que difunde la Zurich, un proveedor de seguros auspiciante de Honda Petrobras, escudería que en el marco del campeonato Súper TC 2000 corrió en el circuito callejero nocturno en la provincia de Santa Fe.

Respecto a las luces, es preciso utilizar las ópticas bajas del vehículo y, si bien es bueno anunciar las maniobras, se aconseja utilizar en forma prudente las altas a fin de evitar encandilamientos. Además, reducir la intensidad de la iluminación de la instrumentación interior para ver mejor el exterior.

En lo que refiere a los espejos, Zurich aconseja colocar el retrovisor interior en la posición antireflejo y reposicionar los exteriores hasta el punto donde desaparece el guardabarro trasero del vehículo, a fin de disminuir el punto ciego en el campo panorámico.

Por último y aunque resulte obvio, ante síntomas de sueño hay que frenar y descansar.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Seguí leyendo