Almacenamiento en la nube: ¿Qué deben tener en cuenta los usuarios de empresas?

En la escena tecnológica, el almacenamiento en medios físicos ha visto la aparición y desarrollo de una modalidad alternativa: hablamos de la posibilidad de alojar datos en la nube, un espacio de suyo virtual que gana terreno a medida que añade seguridad en la gestión de información. El propio Steve Jobs había hecho referencia a la era “post PC” y, en rigor, son cada vez más los desarrolladores de hardware que apuestan por la virtualidad. En el mundo entero se habla del “webcentrismo”, una tendencia de la cual ya habíamos hablado en TendenciasMag.

En el mercado ya circulan smartphones plenamente asociados a la nube (como es el caso de Robin, un proyecto que busca expansión desde KickStarter), o las Chromebooks de Google, también con la mira puesta en el universo cloud. En contra del prejuicio de muchos, la compañía de Mountain View había mencionado, entre las ventajas de esta modalidad, que “el contenido personal se encuentra seguro al no depender de un elemento físico” puesto que si éstos se dañan, aún es posible acceder a él desde cualquier dispositivo con acceso a la nube.

La tendencia cloud también se respira en el mundo empresarial. Son cada vez más las grandes compañías, así como las pequeñas y medianas empresas e incluso las nacientes startups, que se deciden por confiar en los beneficios de la nube. Ahora bien, ¿qué aspectos deben tener en cuenta las empresas a la hora de contratar un servicio en la nube?

Desde la firma Oracle dan cuenta de algunos ítems relevantes que las empresas deberían tener en cuenta a la hora de contratar un servicio en la nube. Uno de los aspectos fundamentales es la seguridad, siendo importante que, antes de la contratación, el interesado consulte al proveedor aspectos como cuáles son los niveles de encriptación, si proporcionan gestión de identidad activa (lo cual asegura que sólo los usuarios autorizados tengan acceso a los datos), y cuáles son las medidas para que los mismos administradores no abusen de sus privilegios, entre otras consultas de relevancia.

Por otra parte, es recomendable estar al tanto de la adaptabilidad del servicio ofrecido. En este punto, especialistas en servicios basados en la nube explican que “no es bueno quedarse atrapados en un ecosistema que no permita añadir funciones nuevas e incluso recursos a medida para extender aplicaciones en la nube”. En este sentido, el concepto clave es la flexibilidad y no son pocas las compañías de este sector que emplean esta ventaja como bandera. Prueba con el servidor cloud de 1and1, que permite elegir entre Linux o Windows, además de ofrecer variedad de plantillas y aplicaciones.

Finalmente, un aspecto importante es que los usuarios corporativos consulten al proveedor de servicios en la nube acerca de las actualizaciones y modificaciones, siendo el cliente aquel que debe decidir el momento para este proceso en base al período de inactividad que no interrumpa sus negocios.

Si quieres saber más sobre las ventajas de contratar un servicio en la nube para tu empresa, sea ésta pequeña, mediana o gigantesca, es posible consultar este artículo de Forbes, donde se analiza a fondo la tendencia en el universo corporativo y los aspectos cardinales a tener en cuenta a la hora de elegir un proveedor.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Seguí leyendo