¿Los comandos por voz son tan peligrosos como el texting al volante?

La agencia de noticias Reuters difunde un informe a cargo del Instituto de Transporte de Texas, dependiente de la Universidad A&M, el cual estudia las consecuencias de la interacción con el smartphone al tiempo que se conduce. Tras evaluar las reacciones de 43 participantes, sostienen que la interacción a través de comandos por voz es tan peligrosa como la tradicional, con los dedos sobre las pantallas o teclados de los dispositivos móviles. ”En cada caso, los conductores duplican el tiempo de reacción en comparación a cuando no están enviando un mensaje de texto”, afirmó la responsable del estudio indicando que, sin importar el método elegido para enviar un SMS, se disminuye el contacto visual con la carretera por la que se avanza.

Siguiendo las conclusiones del estudio sería válido afirmar que conversar con otros ocupantes del vehículo al tiempo que se conduce también sería una conducta insegura. Sabemos que no es así. Entonces, ¿por qué ”dialogar” con un teléfono móvil es tan peligroso como fijar la vista en él? Christine Yager, líder del equipo de investigación, indica que las tecnologías actuales de comandos por voz, como ser el sistema Siri de iPhone, requieren atención por parte del usuario, incluso más que cuando se tipea, puesto que es necesario corregir errores de la traslación.

El-smartphone-boom-no-es-una-buena-noticia-para-los-conductores-jóvenes-4

Lo cierto es que la expansión de la telefonía móvil es un factor que ha establecido un exponencial incremento de accidentes vehiculares. Diversos informes dan cuenta de la gran penetración del texting como hábito: Solamente en Estados Unidos, se estiman 6.1 billones de SMS al día; mientras que el 35 por ciento de los usuarios admite leer o mensajes de texto y correos electrónicos mientras conduce, y el 26 por ciento admite escribir al volante. Según un estudio a cargo de Goodyear, el 60 por ciento de los jóvenes entre 18 y 25 años utiliza el móvil mientras conduce y el 48 por ciento indica que habla sin hacer uso del manos libres.Por su parte, el Departamento de Transporte de Estados Unidos sostiene que el texting al volante incrementa 23 veces la posibilidad de sufrir accidentes. Además de los mensajes de texto, dialogar por teléfono mientras se conduce supone un alto peligro: si se habla durante un minuto circulando a 130 km/h el conductor habrá recorrido más de 2 kilómetros sin prestar la debida atención al manejo.

Finalmente, entregamos algunos consejos para los conductores usuarios de smartphones: Detenerse en un lugar seguro y entonces realizar la llamada; evitar de plano el envío de mensajes de texto cuando se conduce; si se recibe una llamada, a través del manos libres solicitar una posterior, calculando el momento en que ya no estarás al volante; o derivar la llamada a un acompañante.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Seguí leyendo