Las cosas que ya no usamos por culpa (o gracias) al smartphone

Antes del promocionado video, una información estadística y una experiencia personal. Lo primero: Según indicó la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU) ya existen tantas suscripciones móviles como personas que habitan el mundo. La traslación no es directa: aquellas cifras no indican que todos los habitantes del mundo poseen un móvil, aunque sí es un dato que da cuenta de la extensión y el crecimiento exponencial de esta industria.

Lo segundo, la experiencia. Ayer mismo, cuando me dispuse a amurar una estantería para libros, caí en cuenta de que no contaba con un nivelador, aquella herramienta analógica que gracias a una pequeña burbuja permite saber cuán equilibrada se presenta una superficie. Accesible en mi bolsillo, mi smartphone presentó una solución dinámica: ingresé a la tienda de apps y descargué Bubble Level. En pocos segundos, sin nivelador a mano, di con uno de ellos gracias a la difusión de los dispositivos móviles y las herramientas en torno a ellos. De otro modo, todo se hubiera demorado.

Un video publicado por Buzzfeed hace explícito lo datos arriba consignados. Los smartphones, herramientas con extensa visibilidad en las sociedades contemporáneas (al menos las urbanas, en ciertas regiones del mundo), con su oferta que condensa múltiples herramientas han logrado que muchos elementos y hábitos pasen a desuso.

¿Quién compra hoy una calculadora? ¿Cuántos son los que siguen enviando cartas de papel o consultando mapas impresos, en vez de optar por un email y un sistema de GPS? El último ítem del video es, acaso, el más preocupante. Les dejo chequearlo por cuenta propia.

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Seguí leyendo